Blog

Laboratorio del Ahorro

Ahorra energía en el jardín

21 de Julio de 2018
  
El verano es el mejor momento de disfrutar del aire libre, y si en casa dispones de jardín o terraza, entonces lo más probable es que pases largas horas tomando el sol o simplemente disfrutando del buen tiempo. Por eso hoy, queremos dedicar este post a contaros cómo podéis ahorrar en energía si queréis iluminar vuestra terraza o jardín.
Iluminación led jardín
Una forma de ser eficiente en la iluminación del jardín es utilizar luces led. Este tipo de luminaria es ideal porque es resistente a la humedad, a los cambios de temperatura y a las vibraciones. En aquellas zonas donde pases más tiempo puedes poner apliques o focos, mientras que para iluminar el camino de entrada a la vivienda puedes utilizar una luz de tiras o modelos que se empotran en el suelo. Por otro lado, si quieres dar un toque especial al espacio puedes usar cortinas, velas, proyectores o macetas iluminadas.
 
La tecnología led también es válida para la piscina. En este sentido te recomendamos lámparas flotantes que te ayudarán a ahorrar energía además de darle un aspecto distinguido.
 
Las lámparas que funcionan con energía solar son otra alternativa. Este tipo de iluminación convierte la radiación del sol en electricidad, por lo que no necesita una instalación especial. Son lámparas totalmente autónomas que durante el día se recargan y al oscurecer se encienden solas. Cada carga ofrece luz durante seis u ocho horas.
 
Si eres de los que se olvidan de apagar las luces o simplemente quieres asegurarte de que permanezcan encendidas solo cuando sea necesario, puedes automatizar el apagado y encendido. Para hacer esto existen diversos mecanismos. En primer lugar, están los sensores crepusculares, que se usan para la automatización de las luces de los jardines, los balcones y las terrazas. Estos miden la cantidad de luz ambiente y se encienden automáticamente cuando es preciso sin tener que programarlos. En segundo lugar, están los detectores de presencia, que son los que más energía permiten ahorrar porque solo se encienden al detectar movimiento. También se utilizan como medida de seguridad y sirven para el acceso a la vivienda o la puerta del garaje.
 
Otra forma de economizar es iluminar cada zona del jardín por separado, así evitarás encender todas las luces de los diferentes espacios al mismo tiempo.
 
Para finalizar, limpia periódicamente los focos y controla que no estén cubiertos con ramas o vegetación, ya que esto reduciría notablemente el potencial de las lámparas; mantén siempre un nivel de luz adecuado, evitando los excesos, y apaga la luz cuando no sea necesario.
 
Seguir estos consejos te permitirá disfrutar del jardín o terraza todo el año y a la vez ahorrar energía. Además, apostar por la eficiencia no solo supone un beneficio económico sino también medioambiental.
 
Nos vemos la semana que viene en el Laboratorio del Ahorro y, ¡apúntate al ahorro!
  


Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas el servicio.