Blog

Laboratorio del Ahorro

¿Quieres ahorrar?
Nosotros te asesoramos

¿Quieres reducir el consumo de energía en tu oficina?

25 de Mayo de 2017
  
Hoy en día, la palabra ahorro se ha convertido en un fiel compañero al que siempre tenemos presente en nuestro día a día. Queremos ahorrar en todo y si somos un pequeño empresario o trabajamos para una empresa y queremos contribuir a ser más eficientes, debemos tener muy presente una serie de consejos que nos ayudarán a disminuir el consumo de energía en la oficina.
ahorro energía oficina
Ordenadores y luces todo el día, máquinas de café, aire acondicionado… y así un largo etcétera de consumo de electricidad. Y es que, en los centros de trabajo, el ahorro en pequeños detalles es fundamental.
 
Actualmente el ahorro de energía se ha convertido en  un objetivo prioritario para empresas de cualquier sector y tamaño, por lo que la búsqueda de medidas de eficiencia energética se convierte en un auténtico reto.
 
 

¡Empieza a ahorrar!

 
  • Utiliza la luz únicamente cuando sea necesario y apaga las luces cuando nadie las esté utilizando. No debemos dejar las luces dadas por despiste o simplemente “porque como yo no pago, me da igual”. 
  • Instala sensores de movimiento para zonas comunes y en las salas que se utilicen ocasionalmente. Utiliza bombillas de bajo consumo como las LED o LFC. 
  • ​Aprovecha la luz natural siempre que puedas, de esta forma el ahorro en consumo será del 100% y, además, te beneficiarás de las bondades que te ofrece la luz natural. 
  • Apaga todos los equipos de la oficina, ya sean ordenadores, monitores, impresoras, fotocopiadoras... Como sabes, cualquier aparato conectado a la corriente, aunque no esté en uso, gasta energía; por ejemplo, una fotocopiadora encendida toda la noche emplea energía como para hacer más de 1.500 fotocopias. 
  • Ajusta los termostatos: si la oficina está climatizada, reduce la temperatura un grado en invierno y un grado en verano, de este modo el ahorro puede ser de hasta un 6%. 
  • No olvides apagar los sistemas de calefacción y aire acondicionado mientras que no estén en uso o en las salas menos utilizadas. Recuerda cerrar las ventanas y puertas mientras están funcionando para evitar la pérdida de calor o frío. 
  • El sistema de climatización hay que revisarlo con frecuencia. Si los filtros están sucios u oxidados, el sistema producirá un sobreesfuerzo provocando un exceso de consumo. 
  • Si prevés un cambio de equipos, incluye equipamientos con criterios de eficiencia energética alta. Este tipo de eficiencia viene marcada en la etiqueta energética de la UE.
 
Siguiendo estos consejos, la disminución del consumo está asegurada, además del correspondiente ahorro en la factura a fin de mes.
 
Recuerda que si realizas un control sobre el consumo energético, podrás elaborar estadísticas valorando así  la eficacia de las medidas implementadas.
 
 
Os esperamos la semana que viene con más consejos en nuestro Laboratorio del Ahorro.

​No lo olvides y ¡apúntate al ahorro!
  

Déjanos un comentario

Sé el primero en comentar

Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas el servicio.